EN BUSCA DE LA HIPERLUCIDEZ

14 de septiembre de 2008

Confieso que, como casi todos, estuve/estoy –políticamente- extraviado.

En esta gris película que es la realidad política boliviana, ya no sé quién es el “bueno” o quién es el “malo”.

Para intentar comprender este decadente filme de horror me pertreché de los artefactos que tengo por más confiables: los libros.
Por eso, en este último tiempo he leído “…un tal Evo”, “Evo Morales: el primer presidente indígena de América del Sur”, “Santa Cruz: una tesis”, “Ciudadano X” y, finalmente, “Jefazo”. Con la información contenida en todos ellos me dispuse a armar el “rompecabezas” e intentar comprender algo, alguito.

Y nada…

Pero lejos de hundirme en la depresión "post-parto" he optado por una salida que, podríamos denominar, “científica”. Queda decidido y establecido –por lo tanto- mi alejamiento emocional de todos los proyectos que –hoy por hoy- untan de sangre, incertidumbre y muerte a diversas regiones de mi país.

Por ello, instalado sobre un mirador que aspire a la lucidez, voy a observar –con la concentración y la dedicación de un prolijo botánico- el peculiar comportamiento de esta rara avis que las enciclopedias apenas llaman “sociedad boliviana”.

Sé que esta opción personal no servirá para nada, excepto, quizás, para obtener esa vana e inútil alegría que consiste en comprender el cómo, el por qué y el para qué suceden las cosas.

Si llego a entender algo, alguito, prometo avisar…

8 comentarios:

Alejandro "Pive" Amores dijo...

Hay que admitir que si existe una razón para no tener una opinión parcial sobre el conflicto político que estamos viviendo, es el haber leído, escuchado, analizado y luego abandonado.

Pero te sugiero que hagas lo mismo que hago yo,(solo una sugerencia).

Comprendé que en la política todo se vale. Asimililá el hecho de que todo punto, acercamiento, estratégia o treta política tiene un punto bueno y uno malo. Aceptá que los que nos gobiernan siempre van a ser seres humanos, y por ende muy poco confiables. Y por último, resignate a aceptar que sin importar las buenas intensiones de cualquier pueblo, siempre habrán personas que saquen provecho de la desgracia y la manipulación ajena.

Lo sé, es bajoneante. Pero así como muy elocuentemente escribiste en tu anuncio, simplemente dedicate a mandar a la "concha de su madre" a todo político. A estos, los de ayer y los por venir. Y recuerda, no somos los únicos que gritamos, así como no somos los únicos que votamos.

Un saludo. ^w^

buenaventuras dijo...

Te quiero, Puky. Ya no me siento sola... yo intento alejarme también, pero todavía hay cosas que me molesta mucho como para largarlas.
Beso y abrazo, azules ambos.

Albina dijo...

uhm, pues espero que comprendas y me pasas la info...aunque dudo que armes un rompecabezas al que le faltan piezas.

Oscar dijo...

Querido:

No sirve de nada, pero reconforta saber que uno no está sólo en este despiste general al que nos han conducido.

Me parece muy válido el enfoque que le das en tu blog (luego te explico porqué no puedo dejar un comentario en él). Sí, existe una desinformación sistemática e intencionada. No conocemos (no nos permiten) conocer aquello que denominas los "hechos hechos".

La pregunta del millón, ¿en qué fuentes podríamos confiar?

Un abrazo.

P.D. 1 Me encanta la apuesta gráfica de tu blog.
P.D. 2 ¡Ah! Ahora sí. ¡Bienvenido al ciberbarrio!

Anónimo dijo...

Hola:
Pues tú mismo deberías darte la respuesta. Si realmente eres el lector de Galeano, como dices ser, ahí tienes la respuesta. Galeano no se anda con respuestas a medias. Da el pecho y ya. Claro, hay que ser como él, no? No sólo se trata de tener su libro de cabecera.
Es solo para reflexionar.
Alfonso O.

Toborochi dijo...

Buenaventuras:

El cariño es "con viceversa", querida.

Saque esas cosas, porque de lo contrario se vuelven úlceras, canas o tristezas súbitas.

Azules retornos.


Albina:
¡Quizás es eso! Habrá, pues, que buscar las piezas faltantes.

Me gusta tu blog.

Alfonso O.:

¡Touché! Pero, te juro, no sé por dónde comenzar, ninguna ideología me expresa a cabalidad, creo que soy más partidario del Ser Humano, esté del lado que esté.

Seguiremos "senti-pensando".

¡Bienvenido!

Pao dijo...

Y, Un tal Evo es el mejor, no???

Toborochi dijo...

Y... ¿qué querés? Lo escribieron dos capos... y lo corrigió (en un 93%) un ídem.