Cemento fresco

21 de noviembre de 2007

* Por Karla Paola Espechi

Dicen que el amor te llega de golpe, pero, ¿cuán fuerte es este golpe?, ¿es capaz de dejar alguna marca?, al parecer en ocasiones incluso llega a formar un cráter, pero, ¿permanece este cráter arraigado a nuestro cuerpo? ¿o acaso el tiempo se encarga de eliminarlo?

“Nada tiene sentido sin ti, incluso la lluvia no es más que eso: agua que cae del cielo”, con estas palabras el poeta cruceño Reymi Ferreira describe la soledad en el poema ubicado en la pág. 15 de su libro TODAVÍA ME QUEDA TU PIEL, el cual no está para nada lejos de la realidad, ya que siempre que una relación termina, nos queda la sensación de ver a esta persona en todos los lugares en los que ponemos la mirada, o también notar su ausencia. Sin embargo, pese a esto, continuamos viviendo porque aún en este estado de agonía somos alimentados por un sentimiento: la melancolía.

La melancolía y los recuerdos son los que activan nuestro sentido de percepción ya que nos volvemos vulnerables a cualquier tacto. Sin embargo, este período de cuarentena nos lleva directo a la recta final, siendo ésta el entierro total de cualquier tipo de sentimientos, excepto los recuerdos y son éstos los que dejan marcas en nuestra vida.

Decidir dejar atrás una relación implica fuerza de voluntad y decisión, como el autor cita en su poema de la pág. 37: “Mi aposento se ha reducido a casi nada, mis muebles son mi alma y mis tristezas, el único cuadro que tengo es la ventana”, “Mi libertad comparte con el cielo el ilimitado derecho a soñar”, “He vuelto a morir; y he vuelto a nacer”. A simple vista se puede apreciar que perdió mucho con la decisión que tomó, incluso está solo, pero acaba de ganar algo invalorable para el ser humano: ganó su libertad.

A lo largo de toda nuestra vida vamos a tener que decidir, y siempre existirán las ventajas y las desventajas, por lo tanto antes de tomar cualquier tipo de decisión debemos imaginar una balanza y en ella pesar lo positivo y lo negativo para evitar cualquier tipo de arrepentimiento en el futuro. No obstante, cualquiera sea nuestra decisión, ésta dejará una huella en nosotros.

“El tiempo tiene un oficio; el oficio de dar a cada cosa su lugar y a cada persona su momento”, advierte el poeta en el poema ubicado en la pág. 41 de su libro, aclarando que no está dentro de nuestra competencia forzar el amor, no juguemos a ser Dios, porque solo Él sabe cuántas veces tenemos que equivocarnos antes de encontrar a la persona ideal para nosotros, la persona que nos complementará: la que tatuará definitivamente nuestra piel.

Reymi Ferreira marca completamente nuestra memoria con TODAVIA ME QUEDA TU PIEL, en este fantástico libro se desnuda de tal manera que podemos conocer su interior, su alma y hasta su vida personal. Claramente podemos deducir que durante un tiempo vivió de manera “errada” hasta que decidió iniciar nuevamente su vida y al parecer lo hizo “con el pie derecho”.

En conclusión, las personas tenemos la piel recubierta por una fina capa de cemento fresco, el cual es un mural viviente, recrea toda nuestra vida, ya que cada suceso nos deja una marca, a veces capaz de confundirse con nuestros poros, pero otras veces tiene el tamaño de un cráter. Personalmente, a mí todavía me queda en la piel espacio suficiente como para seguir acumulando marcas.

Es ésta la razón por la que deberíamos dejar de ver y empezar a mirar. Necesitamos analizarnos y conocernos más a fondo, no de manera superficial, y para lograrlo solo debemos preguntarnos: ¿cuántas marcas tiene mi piel? y, luego, aprender a diferenciar cuáles son poros, y cuáles marcas de amor.

* Karla Paola tiene 20 años, es aficionada a las artes mágicas y estudia Turismo para el Desarrollo Sostenible en la universidad Nur.

9 comentarios:

Ana Pintado dijo...

El amor definitivamente deja marcas y ese cemento fresco que somos revela muchas veces, al secar, que hemos sido paraje del amor y sus visitantes.

Yo, recientemente, pavimente, nuevamente!, mi blog... y pese a que aun quedan las huellas del hombre al que aun amo, y que amare por mucho tiempo, se que debo dejarlo en libertad para seguir con su camino y yo seguir con el mio. Como dije, abriendo las ventanas para iluminar la oscuridad de mi pasado y respirar un aire fresco que me llene de vida nueva.

Saludos Puky y haber cuando se pasa por mi blog.

Alejandro dijo...

Karla:
Muy Buen Ensayo, logro su obejtivo el que quiera leer el libro de poemas Ya.
es impresionante ver como Reymi Ferreira se desenvuelve tan bien en las el arte de la poesia ya que su vocación más conocida, es la de legalista,. y también el tema de la soledad es algo que nos llega a todos en determinada epoca de nuestas vidas

un saludo

karla dijo...

Ana, es cierto q a veces nos cuesta mucho dejar atras a alguien especial y mucho mas cuando te dejo un crater en la piel, pero tambien es cierto q tienes, que debes de seguir con tu vida, y como dicen por ahi, si te quedas mirando por mucho tiempo esa puerta q ya te cerraron perderas la oportunidad de ver las 500 puertas q se te acaban de abrir.
Saludos, besos y gracias por el comentario.

karla dijo...

alejandro, me alegra mucho saber q desperte tu curiosidad, y sí, es cierto es muy raro escuchar q Reymi Ferreira escribe poemas, yo tambien me sorprendí un poco cuando me enteré, pero lo mejor de todo es q no te arrepentis de hacerlo porque realmente es un maravilloso libro. Y en cuanto a la soledad tenés mucha razón vive con nosotros, pero solo la sacamos a pasear cuando es necesario.
Saludos y gracias por comentar.

Alejandro Apodaca dijo...

Me gusto mucho, este ensayo es un espejo de nuestros sentimientos al momento de los desamores...
Pienso q hagamos lo q hagamos si un amor fue verdadero, ese crater nunca se borrara, pero depende de uno aprevecharlo y convertirlo en una fuente de experiencias...

karla dijo...

alejandro apodaca, tienes mucha razón, los amores ya sean verdaderos o pasajeros siempre nos van a dejar alguna marca, el gran desafio q tenemos es aprender a convertirlo en fuente de experiencias.
un saludo, un abrazo y muchas gracias.

flaka dijo...

karla? karla espeche... shiee...
q buen ensayo señorita!!... felicidades y gracias...
...porq leer tu ensayo fue como ponerle la ceresa al postre, para poder decir: hasta no muy pronto melancolia..y bienvenida seas libertad!...
y como bien dice la cancion:
..."el agua apaga el fuego, y al ardor los años" (amor se llama el juego-juaquin sabina)...

abrazos y sonrisas...

karla dijo...

flakita, gracias por el comentario,disfruta al maximo la libertad. un besote y miles de abrazos.
pd: te los voy a dar personalmente cuando te vea...bye.

Marcos dijo...

he leido todo lo que puede aguantar de los libros de reymi ferreyra y siempre me parecio simple, casi repetitivo y rutinario, y no es que no me caiga bien (bueno s� lo es), pero este ensayo hace mucho para que el libro sobresalga, pero tampoco se puede hacer mucho.