Inventario número seis

1 de febrero de 2008

Lo primero que quiero agradecerte
son tus pestañas
con las que sembraste manzanas
en el centro exacto del Paraíso

y tus labios
que supieron deletrear
el olvidado abecedario de mi piel

y tu ombligo
capital de ese país
que me dio cobijo
tiempo, humor y miel

y la gruta luminosa de tu centro
donde enterré
impúdico y alado
todas las urgencias de este insoportable verano

y tu alma
laberinto insomne
trampa de arena
cadalso sumergido

y
claro
(nadie es perfecto)
tu ajedrez
tu esgrima
tu gesto
tu grito
tu odio

tu adiós.

4 comentarios:

... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
... dijo...

Una partida perdida de antemano sería enfrentarse a una mujer en forma de juego de ajedrez.

Bonito inventario, desde las pestañas hasta el laberinto insome de su alma...

El defensor del derecho al delírio dijo...

Yo quiero una copia del conciertito de Sabina y Serrat, por favor, por favor.

Sobre el poema:
A veces las palabras se dejan ser tan exactas y colectivas que nos hacen llorar.
Alguna vez; yo también agradecí.

Un abrazo querido Profe.

Toborochi dijo...

...:

Lo dijiste de manera inmejorable. Bienvenida (apostaría que sos mujer).

El defensor:

Te la merecés, aunque yo creo en el trueque artístico...

... y lo que todavía agradeceremos...

Un abrazo.