¡... Y PARIÓ LA BURRA!

7 de abril de 2008

Les presento a mi vástago más reciente, a mi primavera de 96 páginas, a mi hijo huérfano de tristeza, a mi fiesta privada, a mi otoño más personal.

Les presento, en fin, a mi primer libro en solitario (ahora sólo me falta plantar un hijo y escribir un árbol...).

Desde las 19:00 horas de ayer, este Sobrevuelo es "conseguible" en la querida y bien surtida Librería Lewy Libros (calle Junín 229, teléfono 336 0709). Su costo es de 40 bolivianos, los mismos que no lo harán a usted más pobre y -ojalá- a mí (y a don Peter) un poquito ricos, etc., etc.

P.D. Además, obviamente, llevo en mi equipaje diario algunos ejemplares (sólo 20 ó 30, por si acaso...), con la ventaja de que si me lo compran personalmente les puedo hasta redactar una dedicatoria... (O sea, es la versión "combo". Tantos años de Burguer King y Televentas no son en vano...).

19 comentarios:

Alejandro Apodaca dijo...

Pero q felicidad, te tapaste la cara, jajaja mentirita... Mil felicidades señor y la mejor de las suertes. Un Abrazo... :)

Anónimo dijo...

Estimado PUKY, mil felicidades, donde podemos conseguirlo????....lo del hijo es sudando querido. El árbol viene por si solo en esta tierra tan fértil que no cobija.... - lo dificil no es plantarlo, sino que crezca como Dios manda -

Un abrazo, poetico del Cirano....

Piero,

Toborochi dijo...

Alejandro:

... es que no estaba peinado...

Gracias por los buenos deseos.

Piero querido:

Tenés razón, por eso yo me dedico nomás a la literatura, fiera labor con los otros rubros...

Un enorme abrazo.

Marco dijo...

ya carajo... ahora sí.
Quiero uno firmau con vino.

RONALDO dijo...

Yo quiero dos. La próxima semana me los entregás. Forza Toborochi!

Toborochi dijo...

Marco, Ronaldo:

Sale uno para mi "papitu lindu", y dos más para el caballero de la blonda cabellera.

Un abrazote a ambos.

Edson H. dijo...

Pucha... què alegrìa viejo. De verdad estoy muy emocionado al leer esto... bien querido... yo también quiero uno, también con vino. Un fuerte abrazo.

Toborochi dijo...

Edson:

Sale otro para el joven de cabello ensortijado...

Che, gracias por el cariño operativo, (me van a hacer lagrimear).

flacazul dijo...

qué genial!
felicidades che!!!

yo quiero uno. ¿cómo le hago para que me llegue un ejemplar, firmado, hasta la llajta?
¿no vienes de casualidad con el
equipaje hasta estas montañas?

quiero quiero quiero... y con dedicatoria claro!

felicidades de nuevo che!

Toborochi dijo...

Flacazul:

Vos siempre tan amable. Muchas gracias.

Prometo darme una vueltita por allá (ya estoy extrañando los chicharrones de doña Pola).

Un abrazo, obviamente, azul.

Anónimo dijo...

Felicidades querido Puki. Espero pronto estar leyéndolo en un micro, en mi cama o hechado en un sofá a las 13.00 (una buena hora aquí en La Paz)
Y claro, con dedicatoria y todo
Un abrazo

Miguel Angel

Toborochi dijo...

Miguel Ángel:

Aparentemente ahora sí tengo un buen pretexto para ir a la ínclita, ¿no? Además tengo un grupo de malas compañías que me han hablado de un tal Etno...

Va un abrazo, mientras tanto.

Albanella dijo...

Señor! Que rostro más interesante el suyo.. Si por eso dicen que la literatura te cambia XD

Muchísimas felicidades!!!

Besos!!

Toborochi dijo...

Albanella:

Muchas gracias. En realidad es mi traducción libre del popular "face-book".

GuitarreroCantor dijo...

Vendo fotocopia!!

se acepta cambalache por vino o fernet.

Toborochi dijo...

Sobre la base de veinte...

Gol dijo...

Te sumerges y no quieres salir. Un encuentro con los ojos de Puky, su historia, su intimidad, su ciudad, pero principalmente, un encuentro con uno mismo.

Hewey dijo...

Felicidades mi hermanazo...

Te deseo todo el exito del mundo y del cielo.

(despues de esto... prometo aprenderme de memoria un poema tuyo... ya sabes de que hablo)

Un saludo desde la tierra en donde se pellizcan cuando me miran diciendo... "suerte para mi el blanco para vos!!!"

Toborochi dijo...

Gol:

¡Caramba! Tu comentario debió ir en la contratapa del libro.

Gracias por la mirada quirúrgica.

P.D. Ya te adivinaré.

Hewey:

Hermano querido. Si la envidia hiciera salir pelo yo, como mínimo, sería un rastafari.

Un gran abrazo, blanquito bwana.