Otoño en Santa Cruz

7 de mayo de 2008


Mi ciudad es una mujer que conozco
pero que siempre me sorprende.
Cuando pienso que ya me sé de memoria
las sombras de sus horcones
termina por brotarle un nuevo pezón
al final de cada avenida.

2 comentarios:

Pao dijo...

La mujer que no deja de sorprenderme es la poesía...la tuya!

Besitos

Toborochi dijo...

Pao:

Muchas gracias. Y a mí, se me cae el pelo en espera de tu Vaginario.

Besotes.